Saltar al contenido principal
PREVIEW MODE IS ENABLED
1.2.3 La articulación del codo
Transcripción

(3.18)

Ahora veamos esta exclusiva articulación, en donde suceden dos cosas bastante diferentes. El húmero se articula con los huesos del antebrazo para formar la articulación del codo, y los huesos del antebrazo se articulan entre si formando la articulación radio-cubital proximal.

Aquí está la articulación sin su cápsula laxa y con sus ligamentos intactos. Aquí está la cara anterior de la articulación en extensión y aquí está la cara posterior de la articulación en flexión

Es muy importante entender esta estructura clave, este destacado ligamento, que no solo mantiene unido el lado radial del codo, sino que también sostiene la móvil cabeza del radio en su lugar en contacto con el cúbito. Tiene dos partes. Esta parte es el ligamento colateral radial, esta parte es el ligamento anular. Sacaremos el húmero de escena por un minuto, para poder apreciar la articulación radiocubital proximal.

Aquí está la escotadura troclear del cúbito, aquí está la cabeza del radio vista por encima. El ligamento anular junto con la escotadura radial del cúbito, conforman una perfecta concavidad para recibir la cabeza del radio que rota en ella.

Aquí se aprecia el ligamento anular sin la cabeza del radio. Se une a los bordes de la escotadura radial del cúbito. Su forma es como la de una copa no muy profunda, más ancha aquí que aquí, para recibir la cabeza del radio no solo aquí alrededor sino aquí abajo también. Por lo tanto, aunque la cabeza radial rota libremente, se encuentra encerrada.

Regresemos ahora a la articulación del codo intacta y veamos como se mantiene unida por estos dos ligamentos colaterales. El radial tiene su origen en el epicóndilo lateral. Se abre en abanico y se continúa con el ligamento anular.

Las dos partes de este complejo ligamento mantienen al húmero y a la ...

[Leer más]

(3.18)

Ahora veamos esta exclusiva articulación, en donde suceden dos cosas bastante diferentes. El húmero se articula con los huesos del antebrazo para formar la articulación del codo, y los huesos del antebrazo se articulan entre si formando la articulación radio-cubital proximal.

Aquí está la articulación sin su cápsula laxa y con sus ligamentos intactos. Aquí está la cara anterior de la articulación en extensión y aquí está la cara posterior de la articulación en flexión

Es muy importante entender esta estructura clave, este destacado ligamento, que no solo mantiene unido el lado radial del codo, sino que también sostiene la móvil cabeza del radio en su lugar en contacto con el cúbito. Tiene dos partes. Esta parte es el ligamento colateral radial, esta parte es el ligamento anular. Sacaremos el húmero de escena por un minuto, para poder apreciar la articulación radiocubital proximal.

Aquí está la escotadura troclear del cúbito, aquí está la cabeza del radio vista por encima. El ligamento anular junto con la escotadura radial del cúbito, conforman una perfecta concavidad para recibir la cabeza del radio que rota en ella.

Aquí se aprecia el ligamento anular sin la cabeza del radio. Se une a los bordes de la escotadura radial del cúbito. Su forma es como la de una copa no muy profunda, más ancha aquí que aquí, para recibir la cabeza del radio no solo aquí alrededor sino aquí abajo también. Por lo tanto, aunque la cabeza radial rota libremente, se encuentra encerrada.

Regresemos ahora a la articulación del codo intacta y veamos como se mantiene unida por estos dos ligamentos colaterales. El radial tiene su origen en el epicóndilo lateral. Se abre en abanico y se continúa con el ligamento anular.

Las dos partes de este complejo ligamento mantienen al húmero y a la cabeza del radio perfectamente unidas. Lo que vemos aquí no es el extremo del ligamento, es el extremo cortado del tendón de origen del supinador, que se origina del ligamento. Lo veremos en un momento.

Aquí está el ligamento colateral cubital. Sale del epicóndilo medial y se abanica en triángulo. Está unido al cúbito a todo lo largo del lado medial de la escotadura troclear

Para completar nuestra escena de la articulación del codo, aquí está con su cápsula intacta. Es delgada y abolsada anteriormente y también posteriormente, para permitir un rango completo de movimiento. También hay aquí una envoltura de cápsula articular muy flexible, entre el ligamento anular y el cuello del radio.

La articulación del codo es estable, esto significa que permanece unida por dos razones – parcialmente por la fortaleza de los ligamentos, que ya hemos visto y parcialmente debido a la forma de los huesos. El húmero y el cúbito se interrelacionan, cercanamente y con profundidad. Sus superficies son curvas en dos planos, de anterior a posterior y de lado a lado.

[Leer menos]
×
Introducir código de acceso
  We are unable to redeem your access code. Please try again another time.
Enviar
Háblenos de su experiencia en AclandAnatomy !
(1000 caracteres)
Facilidad de uso 1 = No es fácil de usar; 5 = Muy fácil de usar
Navegación en videos 1 = No es fácil de navegar; 5 = Muy fácil de navegar
Resultados de búsqueda 1 = No relevante; 5 = Muy relevantes
Trascendencia para su comprensión de los temas 1 = No fue trascendente; 5 = Muy trascendente
¿Actualmente emplea algún otro formato de los productos Acland (DVD's, versión de transmisión por internet/institucional, etc.)?
Díganos quién es usted.



¿Podemos contactarle para solicitar su retroalimentación?
Enviar retroalimentación
Sus comentarios se han enviado con éxito.
No podemos recibir tus comentarios en este momento. Por favor, vuelva a intentarlo otra vez.
Por favor, inicia sesión para enviar comentarios .
×