Saltar al contenido principal
PREVIEW MODE IS ENABLED
4.4.12 Músculos de la mejilla y los labios
Transcripción

(3.05)

Ahora que hemos visto la forma global de la cavidad oral; veremos los músculos de la mejilla y los labios. Veremos: el bucinador, que forma el lecho muscular de la mejilla; y el complejo de músculos que rodea la boca, denominados en conjunto, músculos orbiculares.

Antes de ver esos músculos, necesitamos familiarizarnos con una estructura ligamentosa en la que se insertan las fibras posteriores del bucinador, la banda pterigo-mandibular, también llamada rafé pterigomandibular. El rafé pterigo-mandibular, representado por este material, pasa del gancho pterigoideo, a la terminación posterior de la línea milohioidea.

Dos músculos se originan allí, el bucinador en el frente, y el constrictor superior de la faringe atrás. El rafé pterigo-mandibular puede estirarse, para acomodarse a los movimientos de la mandíbula.

Ahora, para estudiar los músculos de las mejillas y los labios, veremos una disección, en la cuál la piel y la grasa subcutánea, han sido retiradas de la parte inferior de la cara. Los músculos de la expresión facial también han sido retirados. Aquí está el orbicular de los labios, aquí está el bucinador. Los dos están íntimamente asociados.

Veremos primero el bucinador. Aquí está parcialmente oculto por el músculo masetero, que vamos a retirar. El bucinador es una bolsa delgada de músculo que sigue estrechamente los contornos de la membrana mucosa del vestíbulo. Tiene una larga línea de origen.

El bucinador se origina en el maxilar y en la mandíbula a lo largo de estas líneas. Arriba, la línea de inserción se curva detrás de la tuberosidad del maxilar. Abajo, se curva sobre el cuerpo de la mandíbula. Entre estos dos puntos, se originan las fibras más posteriores del bucinador en el rafé pterigo-mandibular.

El músculo bucinador, pasa hacia adelante, y se divide en la esquina de la boca. Sus fibras se continúan hacia adelante ...

[Leer más]

(3.05)

Ahora que hemos visto la forma global de la cavidad oral; veremos los músculos de la mejilla y los labios. Veremos: el bucinador, que forma el lecho muscular de la mejilla; y el complejo de músculos que rodea la boca, denominados en conjunto, músculos orbiculares.

Antes de ver esos músculos, necesitamos familiarizarnos con una estructura ligamentosa en la que se insertan las fibras posteriores del bucinador, la banda pterigo-mandibular, también llamada rafé pterigomandibular. El rafé pterigo-mandibular, representado por este material, pasa del gancho pterigoideo, a la terminación posterior de la línea milohioidea.

Dos músculos se originan allí, el bucinador en el frente, y el constrictor superior de la faringe atrás. El rafé pterigo-mandibular puede estirarse, para acomodarse a los movimientos de la mandíbula.

Ahora, para estudiar los músculos de las mejillas y los labios, veremos una disección, en la cuál la piel y la grasa subcutánea, han sido retiradas de la parte inferior de la cara. Los músculos de la expresión facial también han sido retirados. Aquí está el orbicular de los labios, aquí está el bucinador. Los dos están íntimamente asociados.

Veremos primero el bucinador. Aquí está parcialmente oculto por el músculo masetero, que vamos a retirar. El bucinador es una bolsa delgada de músculo que sigue estrechamente los contornos de la membrana mucosa del vestíbulo. Tiene una larga línea de origen.

El bucinador se origina en el maxilar y en la mandíbula a lo largo de estas líneas. Arriba, la línea de inserción se curva detrás de la tuberosidad del maxilar. Abajo, se curva sobre el cuerpo de la mandíbula. Entre estos dos puntos, se originan las fibras más posteriores del bucinador en el rafé pterigo-mandibular.

El músculo bucinador, pasa hacia adelante, y se divide en la esquina de la boca. Sus fibras se continúan hacia adelante y se convierten en la parte más profunda del orbicular de los labios.

El músculo orbicular de los labios, rodea la abertura de la boca. Está parcialmente formado por fibras intrínsecas, pero se forma principalmente por las fibras de otros músculos: En la cara profunda, es la continuación de las fibras del bucinador, y sobre las partes más superficiales, por estos músculos de la expresión facial. Daremos una buena mirada a ellos en la última sección de este video. La acción del músculo orbicular es juntar los labios, cerrando la boca.

La acción del bucinador es prevenir la distensión de las mejillas cuando aumentamos la presión dentro de la cavidad oral; cosa que ocurre, cuando permitimos la relajación del bucinador

[Leer menos]
×
Introducir código de acceso
  We are unable to redeem your access code. Please try again another time.
Enviar
Háblenos de su experiencia en AclandAnatomy !
(1000 caracteres)
Facilidad de uso 1 = No es fácil de usar; 5 = Muy fácil de usar
Navegación en videos 1 = No es fácil de navegar; 5 = Muy fácil de navegar
Resultados de búsqueda 1 = No relevante; 5 = Muy relevantes
Trascendencia para su comprensión de los temas 1 = No fue trascendente; 5 = Muy trascendente
¿Actualmente emplea algún otro formato de los productos Acland (DVD's, versión de transmisión por internet/institucional, etc.)?
Díganos quién es usted.



¿Podemos contactarle para solicitar su retroalimentación?
Enviar retroalimentación
Sus comentarios se han enviado con éxito.
No podemos recibir tus comentarios en este momento. Por favor, vuelva a intentarlo otra vez.
Por favor, inicia sesión para enviar comentarios .
×