Saltar al contenido principal
PREVIEW MODE IS ENABLED
4.11.7 El laberinto óseo y sus alrededores
Transcripción

(3.46)

En cada lado, los órganos de los sentidos del oído y el equilibrio están contenidos dentro de una complicada cavidad en la porción petrosa del hueso temporal que tiene esta forma. La cavidad se conoce como el laberinto óseo.

El laberinto óseo está formado por una cámara central, el vestíbulo, los tres canales semicirculares y la cóclea o caracol.

La cóclea contiene el órgano sensorial del oído; el vestíbulo y los canales semicirculares contienen los cinco órganos sensoriales para el equilibrio: dos en el vestíbulo, uno en cada uno de estos engrosamientos en los canales, las ampollas.

Dentro de las paredes que protegen el laberinto óseo, los órganos sensoriales están contenidos dentro de un complejo conjunto de estructuras membranosas delicadas, conocidas colectivamente como el laberinto membranoso. Vamos a ver estas estructuras en detalle más adelante; mientras tanto vamos a comenzar viendo donde se encuentra el laberinto óseo dentro de la porción petrosa del hueso temporal y cómo se relaciona con algunas de las características visibles del hueso temporal.

Visto desde arriba, el laberinto óseo está alineado con el eje largo de la porción petrosa del hueso temporal. También está alineado con esta cavidad continua que se forma por la trompa de Eustaquio, la cavidad timpánica y las células mastoideas.

Esta parte de la cara anterolateral del laberinto óseo se encuentra cerca de la pared medial de la cavidad timpánica. En un cráneo intacto, mirando hacia el conducto auditivo externo, sólo podemos ver una pequeña parte de la pared medial. Para verlo mejor, iremos a un hueso temporal aislado y luego quitaremos todo el hueso que es externo a la timpánica cavidad, dejando esta superficie superior intacta.

Esta es la pared medial de la cavidad timpánica. Esta es la ventana oval. Estamos mirando a través de ella, en el vestíbulo ...

[Leer más]

(3.46)

En cada lado, los órganos de los sentidos del oído y el equilibrio están contenidos dentro de una complicada cavidad en la porción petrosa del hueso temporal que tiene esta forma. La cavidad se conoce como el laberinto óseo.

El laberinto óseo está formado por una cámara central, el vestíbulo, los tres canales semicirculares y la cóclea o caracol.

La cóclea contiene el órgano sensorial del oído; el vestíbulo y los canales semicirculares contienen los cinco órganos sensoriales para el equilibrio: dos en el vestíbulo, uno en cada uno de estos engrosamientos en los canales, las ampollas.

Dentro de las paredes que protegen el laberinto óseo, los órganos sensoriales están contenidos dentro de un complejo conjunto de estructuras membranosas delicadas, conocidas colectivamente como el laberinto membranoso. Vamos a ver estas estructuras en detalle más adelante; mientras tanto vamos a comenzar viendo donde se encuentra el laberinto óseo dentro de la porción petrosa del hueso temporal y cómo se relaciona con algunas de las características visibles del hueso temporal.

Visto desde arriba, el laberinto óseo está alineado con el eje largo de la porción petrosa del hueso temporal. También está alineado con esta cavidad continua que se forma por la trompa de Eustaquio, la cavidad timpánica y las células mastoideas.

Esta parte de la cara anterolateral del laberinto óseo se encuentra cerca de la pared medial de la cavidad timpánica. En un cráneo intacto, mirando hacia el conducto auditivo externo, sólo podemos ver una pequeña parte de la pared medial. Para verlo mejor, iremos a un hueso temporal aislado y luego quitaremos todo el hueso que es externo a la timpánica cavidad, dejando esta superficie superior intacta.

Esta es la pared medial de la cavidad timpánica. Esta es la ventana oval. Estamos mirando a través de ella, en el vestíbulo del oído interno. Esta abertura por debajo de la ventana oval conduce a la ventana redonda, que se abre fuera de vista, aquí. Este engrosamiento, el promontorio, se superpone a la vuelta basal de la cóclea. Aquí arriba, se ha eliminado algo del hueso esponjoso, para revelar el espeso y duro hueso que rodea los canales semicirculares laterales y superiores.

Regresando a la cara posteromedial del laberinto óseo, esta parte de la cóclea y esta parte del vestíbulo están separadas por finas paredes óseas desde el extremo lateral del canal auditivo interno. Viendo un cráneo que se ha dividido en la línea media, aquí está el conducto auditivo interno.

Esta es la parte superior del utrículo. Contenida dentro de este órgano sensorial, está la mácula del utrículo, que es uno de los dos otolitos. Si hacemos una abertura en el utrículo aquí, podemos ver la capa blanca de cristales, los otolitos, cuyo peso e inercia, proporcionan el estímulo para nuestra respuesta a un movimiento lineal.

El utrículo es también una cámara de recolección en donde los tres conductos semicirculares se abren. Sus extremos ampulares se abren en el utrículo, aquí. Los extremos no ampulares de los conductos superior y posterior terminan aquí, después de haberse u

Aquí está la parte inferior del utrículo. El extremo ampular del conducto semicircular posterior se abre dentro de él, aquí. Las otras aberturas no están aquí.

Este es el sáculo. Su pared es tan delgada que es muy difícil de ver. El sáculo tiene forma de lágrima doblada, apoyada contra la pared medial del vestíbulo. El otolito o mácula, del sáculo no se ve aquí cerca de la pared ósea.

En el suelo del vestíbulo, el sáculo se estrecha hacia abajo en un conducto angosto, el ductus reuniens, que conecta el sáculo con la entrada del conducto coclear.

Esta es la misma área en una muestra fresca. Este es el final del conducto coclear. El hamulus está aquí. Entre el curvado borde libre del hamulus y el conducto coclear, y el tabique interescalar, hay una abertura circular, la helicotrema, donde se contin

El modiolo se ensancha en una base amplia, que mira medialmente en el extremo del conducto auditivo interno. El modiolo es el conducto óseo para las fibras nerviosas que van hacia y desde la membrana basilar. Las fibras nerviosas salen a través de la base

[Leer menos]
×
Introducir código de acceso
  We are unable to redeem your access code. Please try again another time.
Enviar
Háblenos de su experiencia en AclandAnatomy !
(1000 caracteres)
Facilidad de uso 1 = No es fácil de usar; 5 = Muy fácil de usar
Navegación en videos 1 = No es fácil de navegar; 5 = Muy fácil de navegar
Resultados de búsqueda 1 = No relevante; 5 = Muy relevantes
Trascendencia para su comprensión de los temas 1 = No fue trascendente; 5 = Muy trascendente
¿Actualmente emplea algún otro formato de los productos Acland (DVD's, versión de transmisión por internet/institucional, etc.)?
Díganos quién es usted.



¿Podemos contactarle para solicitar su retroalimentación?
Enviar retroalimentación
Sus comentarios se han enviado con éxito.
No podemos recibir tus comentarios en este momento. Por favor, vuelva a intentarlo otra vez.
Por favor, inicia sesión para enviar comentarios .
×