Saltar al contenido principal
PREVIEW MODE IS ENABLED
4.11.1 Oído externo
Transcripción

(3.46)

En esta sección acerca del oído veremos principalmente el oído externo y el oído medio. El oído interno es tan delicado y está tan metido en hueso compacto, que no puede ser bien mostrado en una disección. Comenzaremos con el oído externo.

El oído externo consiste en el pabellón auricular, que se proyecta desde el lado de la cabeza y, el conducto auditivo externo o canal auditivo, que pasa hacia adentro a la membrana timpánica. Miraremos el pabellón auricular primero.

El borde externo plegado, es la hélice. La hélice discurre espiralmente hacia abajo dentro del piso de la concavidad central, la concha. El borde de la concha se define por este borde curvado, la antihélice.

Dos proyecciones, el trago y el antitrago, esconden parcialmente la entrada al meato auditivo externo. La forma de los tres cuartos superiores del pabellón está determinada por el cartílago que forma su estructura. Vamos a dividir el pabellón, a través de esta línea para ver el cartílago.

Aquí está el borde cortado del cartílago del pabellón. Es muy elástico. La base del pabellón está unida fuertemente al cartílago al frente, menos fuertemente por detrás. La parte más inferior del cartílago, el lóbulo, no tiene cartílago. Para ver el meato auditivo externo retiraremos el pabellón y la piel que lo rodea.

El meato auditivo externo está tapizado con piel. No es recto: se curva ligeramente hacia arriba y luego ligeramente hacia atrás. El meato externo termina medialmente en el tímpano o membrana timpánica. Esto es parte de la membrana timpánica: la veremos toda en un minuto.

La parte externa del meato está sostenida por un tubo parcial de cartílago. Aquí está el borde del cartílago cortado: es continuo con el cartílago del pabellón. Para verlo mejor quitaremos el tejido blando que lo rodea.

Aquí está ...

[Leer más]

(3.46)

En esta sección acerca del oído veremos principalmente el oído externo y el oído medio. El oído interno es tan delicado y está tan metido en hueso compacto, que no puede ser bien mostrado en una disección. Comenzaremos con el oído externo.

El oído externo consiste en el pabellón auricular, que se proyecta desde el lado de la cabeza y, el conducto auditivo externo o canal auditivo, que pasa hacia adentro a la membrana timpánica. Miraremos el pabellón auricular primero.

El borde externo plegado, es la hélice. La hélice discurre espiralmente hacia abajo dentro del piso de la concavidad central, la concha. El borde de la concha se define por este borde curvado, la antihélice.

Dos proyecciones, el trago y el antitrago, esconden parcialmente la entrada al meato auditivo externo. La forma de los tres cuartos superiores del pabellón está determinada por el cartílago que forma su estructura. Vamos a dividir el pabellón, a través de esta línea para ver el cartílago.

Aquí está el borde cortado del cartílago del pabellón. Es muy elástico. La base del pabellón está unida fuertemente al cartílago al frente, menos fuertemente por detrás. La parte más inferior del cartílago, el lóbulo, no tiene cartílago. Para ver el meato auditivo externo retiraremos el pabellón y la piel que lo rodea.

El meato auditivo externo está tapizado con piel. No es recto: se curva ligeramente hacia arriba y luego ligeramente hacia atrás. El meato externo termina medialmente en el tímpano o membrana timpánica. Esto es parte de la membrana timpánica: la veremos toda en un minuto.

La parte externa del meato está sostenida por un tubo parcial de cartílago. Aquí está el borde del cartílago cortado: es continuo con el cartílago del pabellón. Para verlo mejor quitaremos el tejido blando que lo rodea.

Aquí está el cartílago del meato auditivo externo: se extiende mucho más hacia abajo que hacia arriba: Para ver donde estamos miraremos la misma área en un cráneo seco. Aquí está la abertura ósea del meato auditivo externo. El cartílago del meato auditivo externo se inserta al hueso aquí.

Para ver la Trompa de Eustaquio, quitaremos el tensor del velo del paladar y el plato pterigoideo lateral. Aquí está el cartílago de la Trompa de Eustaquio. Aquí debajo de él, está el tubo propiamente dicho. Para ver el conducto auditivo hasta llegar a la cavidad timpánica abriremos a lo largo de esta línea y quitaremos esta parte del hueso.

Esta es la parte ósea de la Trompa de Eustaquio, conectándose con la cavidad timpánica. Este es su parte cartilaginosa. La parte más estrecha del tubo está aquí, donde emerge desde el hueso.

La Trompa de Eustaquio entra en la nasofaringe aquí. Vimos su nacimiento desde la parte interna en la nasofaringe en el Volumen 4. Aquí está la nasofaringe, aquí está la parte posterior de la cavidad nasal, aquí está el paladar blando, aquí está la apertu

La Trompa de Eustaquio, también llamada tubo auditivo, está normalmente cerrada. Se abre momentáneamente cuando tragamos o bostezamos, por la acción de los músculos tensor y elevador del velo del paladar. La apertura ocasional de la trompa de Eustaquio ma

[Leer menos]
×
Introducir código de acceso
  No ha sido posible validar su código de acceso. Por favor intente después.
Enviar
Háblenos de su experiencia en AclandAnatomy !
(1000 caracteres)
Facilidad de uso 1 = No es fácil de usar; 5 = Muy fácil de usar
Navegación en videos 1 = No es fácil de navegar; 5 = Muy fácil de navegar
Resultados de búsqueda 1 = No relevante; 5 = Muy relevantes
Trascendencia para su comprensión de los temas 1 = No fue trascendente; 5 = Muy trascendente
¿Actualmente emplea algún otro formato de los productos Acland (DVD's, versión de transmisión por internet/institucional, etc.)?
Díganos quién es usted.



¿Podemos contactarle para solicitar su retroalimentación?
Enviar retroalimentación
Sus comentarios se han enviado con éxito.
No podemos recibir tus comentarios en este momento. Por favor, vuelva a intentarlo otra vez.
Por favor, inicia sesión para enviar comentarios .
×