Saltar al contenido principal
PREVIEW MODE IS ENABLED
Transcripción

(3.24)

Ahora continuaremos con los vasos sanguíneos y luego con los nervios de la pelvis y el periné. Primero, los vasos sanguíneos.

Aquí está la cavidad pélvica, vista desde arriba, con los órganos abdominales y pélvicos retirados y el cubrimiento de tejido suave, intacto en la cavidad. La cavidad pélvica está algo irregularmente tapizada, con peritoneo. Debajo de esto, hay una capa de fascia pélvica que se continúa con la fascia endo-abdominal.

La arteria iliaca interna, que vimos en la sección anterior, está escondida, justo debajo de aquí. Para ver los vasos sanguíneos pélvicos, quitaremos la mitad de la pelvis e iremos a una vista medial. También eliminaremos el revestimiento de peritoneo y la fascia pélvica. En esta disección las venas, que siguen las arterias de cerca, han sido retiradas para simplificar la imagen.

Las arterias de la región pélvica son todas ramas de la arteria iliaca interna. La forma en que nacen es bastante variable. Esta es la arteria glútea superior, esta es la glútea inferior. Pasan a través del agujero ciático mayor para irrigar la región de la nalga.

Esta es la arteria pudenda interna, a la cual volveremos en un minuto. Esta es la arteria obturatriz, pasando hacia adelante dentro del canal obturador junto con el nervio obturador. La rama más anterior de la iliaca interna viene a un punto ciego; en el feto es la arteria umbilical.

Las ramas para los órganos pélvicos nacen de manera muy variable. Estos son los extremos divididos de las arterias vesicales, superior e inferior, que irrigan la vejiga. Esta es la arteria rectal media, que irriga la parte más inferior del recto.

En la mujer, las arterias uterinas también nacen, directa o indirectamente, de la iliaca interna. La rama de la iliaca interna que más nos interesa es la arteria ...

[Leer más]

(3.24)

Ahora continuaremos con los vasos sanguíneos y luego con los nervios de la pelvis y el periné. Primero, los vasos sanguíneos.

Aquí está la cavidad pélvica, vista desde arriba, con los órganos abdominales y pélvicos retirados y el cubrimiento de tejido suave, intacto en la cavidad. La cavidad pélvica está algo irregularmente tapizada, con peritoneo. Debajo de esto, hay una capa de fascia pélvica que se continúa con la fascia endo-abdominal.

La arteria iliaca interna, que vimos en la sección anterior, está escondida, justo debajo de aquí. Para ver los vasos sanguíneos pélvicos, quitaremos la mitad de la pelvis e iremos a una vista medial. También eliminaremos el revestimiento de peritoneo y la fascia pélvica. En esta disección las venas, que siguen las arterias de cerca, han sido retiradas para simplificar la imagen.

Las arterias de la región pélvica son todas ramas de la arteria iliaca interna. La forma en que nacen es bastante variable. Esta es la arteria glútea superior, esta es la glútea inferior. Pasan a través del agujero ciático mayor para irrigar la región de la nalga.

Esta es la arteria pudenda interna, a la cual volveremos en un minuto. Esta es la arteria obturatriz, pasando hacia adelante dentro del canal obturador junto con el nervio obturador. La rama más anterior de la iliaca interna viene a un punto ciego; en el feto es la arteria umbilical.

Las ramas para los órganos pélvicos nacen de manera muy variable. Estos son los extremos divididos de las arterias vesicales, superior e inferior, que irrigan la vejiga. Esta es la arteria rectal media, que irriga la parte más inferior del recto.

En la mujer, las arterias uterinas también nacen, directa o indirectamente, de la iliaca interna. La rama de la iliaca interna que más nos interesa es la arteria pudenda interna.

Provee la irrigación al periné. Para alcanzar el periné, la arteria pudenda interna atraviesa el agujero ciático mayor, alrededor del ligamento sacro-espinoso, y luego regresa a través del agujero ciático menor. De esta manera, la arteria pudenda termina debajo del diafragma pélvico. Para seguir su curso iremos otras vez hacia la parte posterior. Los vasos glúteos y el nervio ciático han sido retirados.

Aquí está la arteria pudenda interna, emergiendo por debajo del piriforme. Pasa detrás del ligamento sacro-espinoso, que esta aquí, y detrás de este pequeño músculo, el gémino superior.

La arteria pudenda interna discurre hacia abajo y adelante, a lo largo del aspecto medial del obturador interno. Sus ramas irrigan el esfínter anal, el diafragma pélvico, las estructuras genitales externas en la mujer, y el pene en el hombre.

[Leer menos]
×
Introducir código de acceso
  We are unable to redeem your access code. Please try again another time.
Enviar
Háblenos de su experiencia en AclandAnatomy !
(1000 caracteres)
Facilidad de uso 1 = No es fácil de usar; 5 = Muy fácil de usar
Navegación en videos 1 = No es fácil de navegar; 5 = Muy fácil de navegar
Resultados de búsqueda 1 = No relevante; 5 = Muy relevantes
Trascendencia para su comprensión de los temas 1 = No fue trascendente; 5 = Muy trascendente
¿Actualmente emplea algún otro formato de los productos Acland (DVD's, versión de transmisión por internet/institucional, etc.)?
Díganos quién es usted.



¿Podemos contactarle para solicitar su retroalimentación?
Enviar retroalimentación
Sus comentarios se han enviado con éxito.
No podemos recibir tus comentarios en este momento. Por favor, vuelva a intentarlo otra vez.
Por favor, inicia sesión para enviar comentarios .
×