Saltar al contenido principal
PREVIEW MODE IS ENABLED
3.1.3 Vértebras lumbares y sacro
Transcripción

(3.35)

Ahora miremos la vértebra lumbar. El cuerpo es grande. Las apófisis transversas son pequeñas, la apófisis espinosa es ancha, y apunta casi directamente hacia atrás.

Las carillas articulares superiores de la vértebra lumbar apuntan hacia adentro, las inferiores apuntan hacia afuera. Debido a esta disposición, no hay casi rotación entre las vértebras lumbares. Los movimientos que pueden ocurrir en la columna lumbar son flexión y extensión, y flexión lateral a cada lado.

Finalmente, observaremos el sacro. Además de ser la parte más inferior de la columna, el sacro es también una importante parte de la pelvis.

Aquí está el sacro, junto con el cóccix. El sacro está formado por 5 vértebras fusionadas. De arriba hacia abajo tiene una marcada curvatura posterior. Cuando nos paramos derechos, el sacro se orienta tal y como lo mostramos acá. La parte superior de esta superficie dorsal que se dirige hacia atrás, forma un ángulo de 45 grados con la vertical. La parte superior de esta superficie pélvica que mira hacia adelante, es más horizontal que vertical. En la superficie dorsal hay dos apófisis articulares para la quinta vértebra lumbar.

El disco intervertebral más inferior tiene forma de cuña. Su forma se debe parcialmente, a la muy marcada curvatura de la columna entre la cuarta vértebra lumbar y el sacro. La parte más anterior del sacro se conoce como el promontorio sacro. El canal vertebral continúa hacia abajo por la parte de atrás del sacro.

Desde adentro del canal vertebral, las ramas anteriores de los nervios espinales S1 a S4, emerge de estos agujeros sacro-pélvicos. Las ramas posteriores emergen de estos agujeros dorsales sacros. El canal vertebral termina en esta apertura, el hiato sacro, que tiene forma de V al revés.

Esta superficie auricular curva se articula en cada lado con la parte superior ...

[Leer más]

(3.35)

Ahora miremos la vértebra lumbar. El cuerpo es grande. Las apófisis transversas son pequeñas, la apófisis espinosa es ancha, y apunta casi directamente hacia atrás.

Las carillas articulares superiores de la vértebra lumbar apuntan hacia adentro, las inferiores apuntan hacia afuera. Debido a esta disposición, no hay casi rotación entre las vértebras lumbares. Los movimientos que pueden ocurrir en la columna lumbar son flexión y extensión, y flexión lateral a cada lado.

Finalmente, observaremos el sacro. Además de ser la parte más inferior de la columna, el sacro es también una importante parte de la pelvis.

Aquí está el sacro, junto con el cóccix. El sacro está formado por 5 vértebras fusionadas. De arriba hacia abajo tiene una marcada curvatura posterior. Cuando nos paramos derechos, el sacro se orienta tal y como lo mostramos acá. La parte superior de esta superficie dorsal que se dirige hacia atrás, forma un ángulo de 45 grados con la vertical. La parte superior de esta superficie pélvica que mira hacia adelante, es más horizontal que vertical. En la superficie dorsal hay dos apófisis articulares para la quinta vértebra lumbar.

El disco intervertebral más inferior tiene forma de cuña. Su forma se debe parcialmente, a la muy marcada curvatura de la columna entre la cuarta vértebra lumbar y el sacro. La parte más anterior del sacro se conoce como el promontorio sacro. El canal vertebral continúa hacia abajo por la parte de atrás del sacro.

Desde adentro del canal vertebral, las ramas anteriores de los nervios espinales S1 a S4, emerge de estos agujeros sacro-pélvicos. Las ramas posteriores emergen de estos agujeros dorsales sacros. El canal vertebral termina en esta apertura, el hiato sacro, que tiene forma de V al revés.

Esta superficie auricular curva se articula en cada lado con la parte superior del hueso innominado, o hueso coxal o iliaco, para formar la pelvis. Las articulaciones entre el sacro y los huesos coxales son las articulaciones sacroiliacas. Estas articulaciones no permiten ningún movimiento.

El borde ancho de cada hueso coxal o ilíaco unido al sacro, es la cresta iliaca. Es un punto importante de inserción muscular, como veremos pronto.

Veremos al hueso coxal o iliaco en más detalle en la última sección de este video. Por ahora, regresaremos a la columna.

[Leer menos]
×
Introducir código de acceso
  No ha sido posible validar su código de acceso. Por favor intente después.
Enviar
Háblenos de su experiencia en AclandAnatomy !
(1000 caracteres)
Facilidad de uso 1 = No es fácil de usar; 5 = Muy fácil de usar
Navegación en videos 1 = No es fácil de navegar; 5 = Muy fácil de navegar
Resultados de búsqueda 1 = No relevante; 5 = Muy relevantes
Trascendencia para su comprensión de los temas 1 = No fue trascendente; 5 = Muy trascendente
¿Actualmente emplea algún otro formato de los productos Acland (DVD's, versión de transmisión por internet/institucional, etc.)?
Díganos quién es usted.



¿Podemos contactarle para solicitar su retroalimentación?
Enviar retroalimentación
Sus comentarios se han enviado con éxito.
No podemos recibir tus comentarios en este momento. Por favor, vuelva a intentarlo otra vez.
Por favor, inicia sesión para enviar comentarios .
×