Saltar al contenido principal
PREVIEW MODE IS ENABLED
4.8.1 Nervios olfatorio y óptico (nervios craneales I y II)
Transcripción

(4.04)

En esta sección veremos los doce nervios craneales, el tronco simpático y los nervios cervicales.

Los nervios craneales están enumerados en el orden en que dejan la cavidad craneana. Previamente en este video los vimos salir del cerebro, en esta sección seguiremos el curso de cada nervio, observando sus principales ramas y resumiendo sus funciones.

Comenzaremos con los primeros seis nervios craneales. El primero, el olfatorio; y el segundo, el óptico, transmiten nuestras sensaciones de olfato y visión. El tercero, el oculomotor; el cuarto, el troclear; y el sexto, el abducens son nervios motores para los músculos del ojo. El quinto, el trigémino es un gran nervio motor y sensitivo para la cara y la mandíbula.

El primer par craneano, el olfatorio, es un nervio extremadamente corto. Consiste en una serie de finas fibras que nacen en el bulbo olfatorio en la cara inferior del lóbulo frontal. En cada lado, el bulbo olfatorio descansa aquí, justo encima de la lámina cribosa.

Este es un corte frontal de un cráneo seco que pasa por la lámina cribosa: aquí está. A cada lado de la lámina cribosa se forma el angosto techo de la cavidad nasal. Esta es una vista medial de la cavidad nasal. La lámina cribosa esta aquí.

Aquí vemos en un acercamiento, las finas fibras del nervio olfatorio. Pasan a través de la lámina cribosa y discurren debajo de la membrana mucosa hasta llegar a las terminaciones nerviosas en esta área olfatoria situada en las superficies lateral y medial de la cavidad nasal.

El siguiente nervio que estudiaremos es el segundo par craneano, el nervio óptico. Ya hemos visto las terminaciones proximales de este nervio saliendo del quiasma óptico.

Aquí esta el nervio óptico pasando hacia adelante por debajo de la duramadre para entrar al conducto óptico, que ...

[Leer más]

(4.04)

En esta sección veremos los doce nervios craneales, el tronco simpático y los nervios cervicales.

Los nervios craneales están enumerados en el orden en que dejan la cavidad craneana. Previamente en este video los vimos salir del cerebro, en esta sección seguiremos el curso de cada nervio, observando sus principales ramas y resumiendo sus funciones.

Comenzaremos con los primeros seis nervios craneales. El primero, el olfatorio; y el segundo, el óptico, transmiten nuestras sensaciones de olfato y visión. El tercero, el oculomotor; el cuarto, el troclear; y el sexto, el abducens son nervios motores para los músculos del ojo. El quinto, el trigémino es un gran nervio motor y sensitivo para la cara y la mandíbula.

El primer par craneano, el olfatorio, es un nervio extremadamente corto. Consiste en una serie de finas fibras que nacen en el bulbo olfatorio en la cara inferior del lóbulo frontal. En cada lado, el bulbo olfatorio descansa aquí, justo encima de la lámina cribosa.

Este es un corte frontal de un cráneo seco que pasa por la lámina cribosa: aquí está. A cada lado de la lámina cribosa se forma el angosto techo de la cavidad nasal. Esta es una vista medial de la cavidad nasal. La lámina cribosa esta aquí.

Aquí vemos en un acercamiento, las finas fibras del nervio olfatorio. Pasan a través de la lámina cribosa y discurren debajo de la membrana mucosa hasta llegar a las terminaciones nerviosas en esta área olfatoria situada en las superficies lateral y medial de la cavidad nasal.

El siguiente nervio que estudiaremos es el segundo par craneano, el nervio óptico. Ya hemos visto las terminaciones proximales de este nervio saliendo del quiasma óptico.

Aquí esta el nervio óptico pasando hacia adelante por debajo de la duramadre para entrar al conducto óptico, que comienza aquí. Este es el conducto óptico en el cráneo seco. Aquí, en cada lado del quiasma óptico están las arterias carótidas internas divididas.

Justo bajo el quiasma está el techo de la fosa hipofisiaria: aquí esta el tallo de la hipófisis seccionado. Para seguir el nervio óptico, quitaremos el techo de la órbita dejando el conducto óptico intacto. Quitaremos este nervio, la grasa de la órbita y estos dos músculos que veremos más tarde.

Aquí está el nervio óptico, entra a la órbita entre los tendones de origen de los músculos rectos. El nervio discurre hacia adelante y lateralmente, para luego entrar por la parte posterior del globo ocular.

Estrictamente hablando, el nervio óptico no es un nervio, es una extensión del cerebro. Está cubierto a lo largo de su recorrido por extensiones de las tres capas meníngeas: la duramadre, la aracnoides y la piamadre.

Aquí hemos abierto una ventana en la duramadre que rodea el nervio óptico. Aquí esta el borde de la duramadre, este es el nervio propiamente dicho y esta es la aracnoides. La duramadre continúa con la capa externa del ojo, la esclera. Volveremos a esta pa

El quiasma óptico es el punto de entrecruzamiento de las fibras de los nervios ópticos. Las fibras de cada nervio que se conectan con la mitad medial de la retina cruzan al tracto óptico del lado opuesto. Las fibras que se conectan con las mitades lateral

[Leer menos]
×
Introducir código de acceso
  No ha sido posible validar su código de acceso. Por favor intente después.
Enviar
Háblenos de su experiencia en AclandAnatomy !
(1000 caracteres)
Facilidad de uso 1 = No es fácil de usar; 5 = Muy fácil de usar
Navegación en videos 1 = No es fácil de navegar; 5 = Muy fácil de navegar
Resultados de búsqueda 1 = No relevante; 5 = Muy relevantes
Trascendencia para su comprensión de los temas 1 = No fue trascendente; 5 = Muy trascendente
¿Actualmente emplea algún otro formato de los productos Acland (DVD's, versión de transmisión por internet/institucional, etc.)?
Díganos quién es usted.



¿Podemos contactarle para solicitar su retroalimentación?
Enviar retroalimentación
Sus comentarios se han enviado con éxito.
No podemos recibir tus comentarios en este momento. Por favor, vuelva a intentarlo otra vez.
Por favor, inicia sesión para enviar comentarios .
×