Saltar al contenido principal
PREVIEW MODE IS ENABLED
4.10.1 Rasgos óseos de la cavidad orbitaria
Transcripción

(3.32)

En esta sección veremos el ojo y sus alrededores. Ya hemos visto los nervios de la región orbital en la parte 3 de este video. En esta sección miraremos primero la estructura ósea de la cavidad orbitaria, luego, miraremos el ojo como tal, luego los músculos del ojo, y finalmente el párpado y el aparato lacrimal.

Empecemos con los huesos. Esta es la orbita ósea, o cavidad orbital. En ella se describen un techo, un piso, una pared medial y una pared lateral. El borde de la órbita, se llama el margen de la órbita. Es denso y claramente definido arriba, lateralmente y abajo. Aquí medialmente el margen orbital es menos clara: la pared medial de la órbita se mezcla con los contornos de la nariz y la parte central de la frente.

El margen orbital se curva diferente al revés, tanto arriba como abajo. Por esto, este margen orbital está mucho mas adelantado lateralmente que medialmente.

Esto refleja un hecho importante sobre la cavidad orbitaria: no mira directamente hacia adelante. Podemos ver mejor eso en un cráneo en el que el techo de la órbita ha sido removido. Esto nos deja ver hacia abajo dentro de la cavidad.

La pared medial de la órbita se encuentra directamente hacia adelante, pero la pared lateral esta angulada hacia afuera unos 45°, entonces ese centro de línea de la órbita está a un poco mas de 20° por fuera de la línea media.

Como lo vimos en el volumen 4, muchos huesos están involucrados en la formación de la órbita. Empezando medialmente esta es la parte del hueso etmoides, esta es la parte inferior del frontal, este es el cigomático, esta es parte del maxilar, esta también, y esto es el hueso lagrimal.

De vuelta, acá vemos las alas mayores y ...

[Leer más]

(3.32)

En esta sección veremos el ojo y sus alrededores. Ya hemos visto los nervios de la región orbital en la parte 3 de este video. En esta sección miraremos primero la estructura ósea de la cavidad orbitaria, luego, miraremos el ojo como tal, luego los músculos del ojo, y finalmente el párpado y el aparato lacrimal.

Empecemos con los huesos. Esta es la orbita ósea, o cavidad orbital. En ella se describen un techo, un piso, una pared medial y una pared lateral. El borde de la órbita, se llama el margen de la órbita. Es denso y claramente definido arriba, lateralmente y abajo. Aquí medialmente el margen orbital es menos clara: la pared medial de la órbita se mezcla con los contornos de la nariz y la parte central de la frente.

El margen orbital se curva diferente al revés, tanto arriba como abajo. Por esto, este margen orbital está mucho mas adelantado lateralmente que medialmente.

Esto refleja un hecho importante sobre la cavidad orbitaria: no mira directamente hacia adelante. Podemos ver mejor eso en un cráneo en el que el techo de la órbita ha sido removido. Esto nos deja ver hacia abajo dentro de la cavidad.

La pared medial de la órbita se encuentra directamente hacia adelante, pero la pared lateral esta angulada hacia afuera unos 45°, entonces ese centro de línea de la órbita está a un poco mas de 20° por fuera de la línea media.

Como lo vimos en el volumen 4, muchos huesos están involucrados en la formación de la órbita. Empezando medialmente esta es la parte del hueso etmoides, esta es la parte inferior del frontal, este es el cigomático, esta es parte del maxilar, esta también, y esto es el hueso lagrimal.

De vuelta, acá vemos las alas mayores y menores del esfenoides. Aquí en el ápex de la orbita están el canal óptico y la fisura orbital superior.

El canal óptico lleva el nervio óptico y la arteria oftálmica; la fisura orbitaria superior lleva otros nervios que entran en la órbita y la vena orbitaria superior. En el humano vivo la fisura orbitaria inferior, que tiene una forma aparente de espacio vacío entre el piso y la pared lateral está conectadas con tejido fibroso.

En realidad, los músculos rectos no actúan solos. Actúan en conjunto con los dos músculos oblicuos, el oblicuo inferior y el oblicuo superior. Los sumaremos a la imagen, empezando con el superior.

[Leer menos]
×
Introducir código de acceso
  No ha sido posible validar su código de acceso. Por favor intente después.
Enviar
Háblenos de su experiencia en AclandAnatomy !
(1000 caracteres)
Facilidad de uso 1 = No es fácil de usar; 5 = Muy fácil de usar
Navegación en videos 1 = No es fácil de navegar; 5 = Muy fácil de navegar
Resultados de búsqueda 1 = No relevante; 5 = Muy relevantes
Trascendencia para su comprensión de los temas 1 = No fue trascendente; 5 = Muy trascendente
¿Actualmente emplea algún otro formato de los productos Acland (DVD's, versión de transmisión por internet/institucional, etc.)?
Díganos quién es usted.



¿Podemos contactarle para solicitar su retroalimentación?
Enviar retroalimentación
Sus comentarios se han enviado con éxito.
No podemos recibir tus comentarios en este momento. Por favor, vuelva a intentarlo otra vez.
Por favor, inicia sesión para enviar comentarios .
×