PREVIEW MODE IS ENABLED

2.1.4 La articulación coxal y ligamentos circundantes

Transcripción

(3.20)

Ahora que hemos visto los huesos secos, veamos su apariencia en el cuerpo vivo. El gran espacio entre el sacro y el isquion, es ocupado por dos enormes ligamentos. El ligamento sacro-espinoso que va hasta la espina del isquion, el ligamento sacrotuberoso que va hasta la tuberosidad isquiática. Demos un giro hacia el frente y veamos estos dos ligamentos desde adentro. Aquí está el ligamento sacro-espinoso, aquí está el ligamento sacro-tuberoso. Estos dos orificios son el agujero ciático menor y el agujero ciático mayor. El nervio ciático pasa a través del agujero ciático mayor. El agujero obturador está casi totalmente ocupado por la membrana obturatriz. El nervio y vasos obturadores pasan a través de este pequeño túnel aquí.

Ahora, veamos la articulación de la cadera. Quitaremos el fémur por un momento y miraremos el acetábulo. Aquí está su amplia superficie en forma de C, llamada algunas veces la superficie lunar. Esta área no-articular del acetábulo es la fosa acetabular. Alrededor del borde del acetábulo óseo vemos este reborde de fibrocartílago, el labrum acetabular que aumenta la profundidad del acetábulo.

Esta es la inserción cortada del ligamento de la cabeza del fémur. Su otra inserción está aquí, sobre el centro de la cabeza femoral. Ahora regresemos a la articulación de la cadera intacta.

La cápsula de la articulación de la cadera es una funda de ligamentos. La cápsula es delgada por debajo. En las demás partes es gruesa y fuerte. Esta parte de atrás de la cápsula es llamada el ligamento isquio-femoral. Esta parte anterior de la cápsula, que es la más gruesa, es conocida como el ligamento ilio-femoral. Las fibras de estos ligamentos capsulares se ponen tensas cuando se extiende la articulación.

La cápsula está unida totalmente al ilíaco en toda la extensión del reborde del labrum acetabular. En ...

[Leer más]

(3.20)

Ahora que hemos visto los huesos secos, veamos su apariencia en el cuerpo vivo. El gran espacio entre el sacro y el isquion, es ocupado por dos enormes ligamentos. El ligamento sacro-espinoso que va hasta la espina del isquion, el ligamento sacrotuberoso que va hasta la tuberosidad isquiática. Demos un giro hacia el frente y veamos estos dos ligamentos desde adentro. Aquí está el ligamento sacro-espinoso, aquí está el ligamento sacro-tuberoso. Estos dos orificios son el agujero ciático menor y el agujero ciático mayor. El nervio ciático pasa a través del agujero ciático mayor. El agujero obturador está casi totalmente ocupado por la membrana obturatriz. El nervio y vasos obturadores pasan a través de este pequeño túnel aquí.

Ahora, veamos la articulación de la cadera. Quitaremos el fémur por un momento y miraremos el acetábulo. Aquí está su amplia superficie en forma de C, llamada algunas veces la superficie lunar. Esta área no-articular del acetábulo es la fosa acetabular. Alrededor del borde del acetábulo óseo vemos este reborde de fibrocartílago, el labrum acetabular que aumenta la profundidad del acetábulo.

Esta es la inserción cortada del ligamento de la cabeza del fémur. Su otra inserción está aquí, sobre el centro de la cabeza femoral. Ahora regresemos a la articulación de la cadera intacta.

La cápsula de la articulación de la cadera es una funda de ligamentos. La cápsula es delgada por debajo. En las demás partes es gruesa y fuerte. Esta parte de atrás de la cápsula es llamada el ligamento isquio-femoral. Esta parte anterior de la cápsula, que es la más gruesa, es conocida como el ligamento ilio-femoral. Las fibras de estos ligamentos capsulares se ponen tensas cuando se extiende la articulación.

La cápsula está unida totalmente al ilíaco en toda la extensión del reborde del labrum acetabular. En la parte posterior del fémur está unida en la mitad de su extensión, al cuello del fémur. Al frente del fémur la cápsula está adherida aquí afuera, sobre la línea intertrocantérica.

Ahora demos un vistazo de los diferentes movimientos que ocurren en la articulación de la cadera. El movimiento puede ocurrir en tres ejes diferentes. El movimiento hacia adelante es la flexión, el movimiento hacia atrás es la extensión. El movimiento hacia el lado y afuera es la abducción, el movimiento hacia adentro y la línea media es la aducción. La rotación hacia afuera es la rotación lateral, la rotación hacia adentro es la rotación medial.

La rotación en la articulación de la cadera se acompaña de un notorio desplazamiento hacia adelante y hacia atrás de los trocánteres mayor y menor.

[Leer menos]
×

Introducir código de acceso

  We are unable to redeem your access code. Please try again another time.
Enviar

Comentarios

Háblenos de su experiencia en AclandAnatomy !
(1000 caracteres)
Facilidad de uso
Navegación en videos
Resultados de búsqueda
Trascendencia para su comprensión de los temas
¿Actualmente emplea algún otro formato de los productos Acland (DVD's, versión de transmisión por internet/institucional, etc.)?
Díganos quién es usted.



¿Podemos contactarle para solicitar su retroalimentación?
Enviar retroalimentación
Sus comentarios se han enviado con éxito.
No podemos recibir tus comentarios en este momento. Por favor, vuelva a intentarlo otra vez.
Por favor, inicia sesión para enviar comentarios .
×